Elegante cuando hace calor.

Les proponemos unos pequeños consejos que le permitirán huir del calor sin perder las buenas maneras en el vestuario.

Esta época del año exige adaptarse a un vestuario acorde a las altas temperaturas. La cuestión es sobrevivir a la canícula sin perder las buenas formas en el armario: fresquito, sí, pero elegante.
Para el hombre, más que explicarle lo que debe hacer para salir a la calle, a veces es mejor apostar por decir lo que no se debe hacer. Así que, borre usted de su mente y de sus perchas las camisas de manga corta. «Por mucho calor que haga, quedan prohibidas». Alternativas: el polo de algodón, que aporta la comodidad de la manga corta y permite ir «semi-formal».
También toca enviar al exilio las camisetas que, de tan entalladas, acaban por convertirse en parte de la piel.
Ahora se suele usar lo “ajustadito” que traducido al lenguaje de la moda es «slim fit», pero es necesario atender la diferencia abismal entre «embutido y entallado» para salvar el buen gusto. «Si quieres lucir pectorales o bíceps, hazlo en el gimnasio o en la playa, pero no en la oficina o en una cafetería».
Lo importante es estar cómodos, de esa forma no solo estaremos sino que luciremos más frescos y eso en épocas de calor extremo, ya es mucho decir.
Algo importante a tener en cuenta y sobre los que nos focalizaremos más adelante, son los colores. La gama de los colores claros tiende a atraer mucho menos el calor que los colores oscuros y eso hace que evitemos aumentar nuestra temperatura corporal. No solo lucen más luminosos y menos pesados, sino que combinan perfecto con unas buenas gafas y zapatos sin medias…
Ya ves que las opciones para que en estos tiempos de calor, te sientas fresco y elegante a la vez, son muchas. No hace falta que abandones tu elegancia y distinción en este verano que está llegando.. podes disfrutar de los soleados y caluroso días pero luciendo impecable…