Cómo adecuar nuestro look a los cambios de clima.

Estos cambios climáticos hacen cada día más difícil acertar con el look indicado y hacerlo estando acorde con los cambios abruptos de la temperatura, sin perder la elegancia.

Lo cierto es que si salimos de mañana, bien temprano, el frío matutino puede confundirnos y hacernos pasar una dura tarde de calor, si es que fuimos excesivamente prudentes y nos abrigamos de más. Tampoco podemos salir “de veranito” si hacen 7 grados y esta helando.

Es inútil confiar en el servicio meteorológico porque suele equivocarse mucho más que nosotros con sus predicciones a veces de ciencia ficción. Y a quién no le a pasado salir con el paraguas y cargarlo todo el día, en un día a pleno sol. Más que incómodo.

Aventurarse a salir flojos de ropa no es lo más inteligente, porque en honor a la verdad, estamos en otoño y estos calores son más que inusuales. Aunque ya demasiado frecuentes.

Ser mesurados es la respuesta. Elegir un Outfit relativamente liviano pero sin olvidar un abrigo que podamos llevar cómodamente. Tal vez podamos elegir telas no muy pesadas pero de color otoñal, como marrones y grises, como para no sentirnos del todo fuera de temporada.

La idea es que nuestro armario sea una perfecta combinación de “de todo un poco” hasta que el frío nos alance del todo, para poder contar con la opción que necesitamos a mano, sea cual sea el clima que nos tocará a la hora de elegir que ponernos.