Frío Frío

Estamos ante un otoño-invierno donde destaca lo clásico y lo funcional. Una temporada donde se podrán rescatar del armario varias prendas, tanto del año pasado como de anteriores. El estilo dandy y barroco que hemos visto en las pasarelas invadirá las calles de todas las ciudades.

El rey indiscutible de este invierno es el cuero. Tanto en abrigos patchwork como en chaquetas moteras. Básico en cualquier armario, es fácil de combinar y siempre dará un toque de rock a los looks a los que acompañe.

Las características chaquetas pasan de ser de estilo campestre a convertirse en una prenda para la gran ciudad. La chaqueta sastre, siguiendo el mundo del tejido tweed, acompañará a todo hombre a sus reuniones de trabajo y a las copas afterwork. Es una prenda intermedia entre el traje y la ropa informal, por lo tanto es perfecta para todo tipo de ocasión. Podrá aportar seriedad o un toque casual dependiendo de la combinación que la acompañe. Junto con ella, las americanas azul marino, gris o negro, acompañadas con un jersey de punto de color para crear contraste son otra apuesta segura. Temporada tras temporada, esta prenda se ha ganado el título de pieza de fondo de armario.

Para los días de auténtico frío los abrigos por encima de la rodilla; el corte sobrio y de estructura arquitectónica son el compañero perfecto de todo hombre. Da igual el tejido que sea: lana, piel, fieltro…

Un otoño invierno de moda masculina protagonizado por americanas y chaquetas con mucho estilo donde los hombres tienen donde elegir, confluyendo opciones muy válidas, entremezclando estilo, clásicos, nuevas tendencias y tonos atrevidos.
En cuanto a colores, el instituto Pantone ha estudiado todos los diseños de las pasarelas y ha declarado que el color del año 2013 (el verde esmeralda) sigue siendo el número uno esta temporada. El color de la esperanza busca añadirle calidez al frío invernal. En el top ten también encontramos colores terrosos entre marrón y verde, típicos en esta época, y naranja y rojo en sus tonalidades más apagadas, solo aptos para los más atrevidos.
Y quien no quiera dejarse llevar por las nuevas tendencias, siempre podrá rescatar del armario las parkas militares del año pasado y los trenchs, que no nos abandonan esta temporada.