Estilos que se imponen

Mientras algunos caen rendidos a las últimas tendencias, otros prefieren alejarse de ellas. Sin embargo, todos tienen un look que los define.

El género masculino no queda fuera de lo cool y lo estético. Tal es así, que a los hombres se los ha categorizado de acuerdo a su adherencia -o no- a cuidar su aspecto: los hay metrosexuales, retrosexuales y urbesexuales.

Veamos a cada uno:

Metrosexuales.
Adoran estar coquetos en cualquier circunstancia, visten de manera impecable, cuidan su piel, eligen su ropa y saben cómo combinarla. En conclusión, se esfuerzan por verse bien.

Retrosexuales.
Representan exactamente lo opuesto. Son aquellos hombres a los cuales no les interesa nada su aspecto y no desean invertir ni su tiempo ni su dinero en cuidar su aspecto personal. Es más, se adjudican cierta hombría por no caer en la tentación de la estética.

Urbesexuales.
Son los que logran encontrar un equilibrio: se arreglan para verse prolijos pero no se desviven en ello.

Chicos chic… O no tanto
Ahora bien, cada hombre cosecha su estilo de acuerdo a su gusto, personalidad y experiencia de vida. ¿Cuáles son los principales estilos?

El hipster.
Siempre está actualizado en lo que está por suceder. Es un adelantado y visionario en música, arte y tecnología. ¿Cómo se viste? No sigue las tendencias en boga sino -de alguna manera- las crea sin saberlo, está siempre un paso más allá. Además, no tiene miedo de innovar: puede vestirse de forma extravagante y hasta con prendas inusuales, es decir, no pasa desapercibido. Su atuendo más común: usa anteojos con marcos negros, pantalones ajustados, chaquetas modernas, chalinas, bolsos de cuero y sombreros que pocos hombres se animan a lucir.

El “hombre de IT” o “Geek”.
Es un misterio a descubrir. En líneas generales, se viste sólo por utilidad, va a lo práctico y funcional: usa remeras básicas o chombas, sweaters, jeans sueltos y zapatillas. A veces, suele usar remeras irónicas con inscripciones del nicho de IT. Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, tiene este estilo muy sencillo.

El rockero.
Sobre todo, tiene actitud. El resto lo completa con lo que se pone. Su vestimenta frecuente son las camperas de cuero y remeras bien cortas y al cuerpo. Para completar su look, son infaltables los accesorios: cinturones con tachas, cadenas que adornan los jeans, gorros y pañuelos. Para calzarse, se inclina por zapatillas o botas motoqueras.

El hombre moderno.
Su fascinación por verse bien lo hace disputar directamente el puesto con las mujeres. Lo mejor es mirarlos (y admirarlos) ya que tienen un charme imposible de superar. Los hombres modernos abundan en todas las disciplinas, podemos pasar de la elegancia de David Beckham al sex appeal del actor canadiense Ryan Gosling. Visten jeans al cuerpo, camisas entalladas con estampados jugados como el tartán, el cuadrillé o los lunares. Además, suelen dejarse los primeros botones de la camisa desabrochada para hacer visible su piel. Los calzados predilectos son los zapatos en punta.

Los “Bon vivant” o “Dandys”.
Richard Gere y Robert Downey Jr. tienen algo en común: son el mejor ejemplo de este tipo de hombres. Híper seductores, derrochan sofisticación y generan atracción por su presencia. Tienen un estilo casual combinado con elegancia. Sus prendas favoritas son los mocasines de pana, las chaquetas en distintos géneros y los pañuelos en colores vibrantes usados en el bolsillo del traje.